PINTEREST

Adoro Santa Gula.

Sin duda, de mis casas de comidas preferidas de Barcelona desde que la descubrí poco más tarde de su apertura, ya en el lejano 2011. Lugar de ya muchas peregrinaciones y a las que “solo” he ido a disfrutar. Nunca a difundir. Lugares a los que vas de paisano. Como en casa. Hasta hoy: vamos a ponerle remedio.

Santa Gula es un pequeño y precioso spot en la frontera de Barcelona entre Sant Gervasi y Gracia. Encandila su fachada de maderas, plantas y cristaleras. Lo nórdico con buen gusto.  Y una carta directa, repleta de tapas y platos vistosos, golosos, perfectamente cocinados y con la dificilísima misión de contentar a todos los públicos. Y lo hacen. 

Aquí vendrás con tu cita Tinder, con tu pareja, con tu food-partner-in-crime, con un cliente o con tu familia y amigos. True story. Flotas con cualquier compañía y cualquier bocado. Y es que logran algo que se antoja imposible en un negocio del comer: juntar distintos momentos de ocio gastro y distintos perfiles de cliente gastro. Cualquiera querría empadronarse.

En Santa Gula, pecar es irremediable. Es bueno, es santo.

Restaurante Santa Gula tapas Barcelona

La cocina de Santa Gula es cambiante, radiante y con vistas a la temporalidad. El chef ejecutivo Martín Marchese gesta desde el principio los pilares de esta casa del pecado y que a día de hoy se mantienen exitosamente inalterables y exitosamente cocinados por Sebastián Alfonzo y Carla Oricchio. Tapas, platillos y platazos; de colores y sabores muy de aquí (con alguna pincelada de allí). Aquí se encuentran colmenillas, guisante del Maresme, Carxofa Prat, setas de temporada… y muchos hits de la casa que son inmutables al tiempo. 

Una buena forma de comenzar es siempre a través de sus croquetas de calamares en su tinta (4uds – 8e). Cremosas sin chorrear, sabrosas sin invadir. Saben a lo que deben y el equilibrio entre el crujiente y lo cremoso es un placer. O su carpaccio tibio de calabacines, queso de cabra, anacardos y hierbabuena (10,50e). Entrante que he replicado sin piedad en casa desde el primer día que lo probé. Hit fresquito que goza de veteranía en el local y que aún se mantiene como titular.

Santa Gula Barcelona croquetas

O la sabrosísima y cremosísima burrata de Puglia con pimientos asados, emulsión de anchoas y alcaparras fritas (14e) servida con pan pita crujiente. Incorporación más reciente y que imploro se quede para siempre.

Un entrante que he disfrutado numerosas veces, pero que no tenían cabida en el hambre de esta visita, y que recomiendo en mayúscula: raviolis de setas y gambas con suquet al parmesano (16,20e).

Santa Gula Barcelona burrata tapas

Munición más pesada pero de igual calibre pecaminoso. Las costillas de cerdo a baja temperatura, lacadas y servidas con puré de boniato, coco y curri (14,50e). Cocción al milímetro, “tiernas” se queda corto. Y un puré picoso y para viajar. Algo que siempre me gusta.

La tortilla abierta de vieiras, butifarra negra y bearnesa (17,80e) puede sonar a entrante liviano, pero nada: cazuela XXL, tortilla vaga de 3 huevos con el punto de crudeza justo, vieiras de tremenda calidad fileteadas y una bearnesa que es un masaje.

Santa Gula Barcelona tapas
Santa Gula Barcelona tapas

O su arroz, siempre presente en carta pero siempre fluctuando en sabores e ingredientes. Pero nunca en resultado. Lo clavan y es generoso bicho (comen casi dos personas). El de hoy, arroz negro de sepia y allioli de limón marroquí (21e). La sepia, colocada en los minutos finales de cocción del arroz, tal como se suele hacer con gambas y demás. Aporta una interesante textura delicada y más “gomoso-japonesa” que, a mi, me convence. 

Santa Gula Barcelona arroz negro tapas

El apartado dulce, si se llega con hambre, remata la faena con artillería bien golosa (algún postre más fresco o afrutado sería genial). Pero aún al más derrotado, propuesta que termina haciéndote sucumbir.

El vasito de cheesecake con maracuyá natural (6,20e) se ve salir mucho y gusta a todos los asistentes. Pero puestos a jugar, el coulant de pistachos hecho al momento con helado de yogur (7,20e) es pecado bendito. Volcán de placer verde.

Coulant de pistacho Santa Gula Barcelona
Cremoso chocolate postres Santa Gula Barcelona

SANTA GULA, SANTAS TAPAS (Y MÁS) EN BARCELONA

La visita a Santa Gula encandila a cualquiera que busque el oasis de lo estético y lo gastro a una más que correcta relación calidad-precio (y en el centro de Barcelona es cosa complicada). Irreductible desde 2011, llenan casi desde entonces. Mira mamá, ¡y sin menú mediodía!

Porque el tiquet medio puede ser de 20y largos o puede ser de cuarteaycortos, como uno desee. Pero la experiencia siempre será la misma. Repetible, recomendable e irremediable.

¿TE HAS QUEDADO CON HAMBRE?

Santa Gula no es el único restaurante que adoro de Barcelona. Si te has quedado con hambre de tapas y platos, y quieres seguir comiendo en alguno de los restaurantes de Barcelona que más disfruto, échale un vistazo a mis últimos posts:

La Marcelina, es cosa fina | La cocina de barrio en Barcelona

La Marcelina, es cosa fina | La cocina de barrio en Barcelona

No suelo proclamar y divulgar mucho menú mediodía por aquí. Pero eso es cosa tramposa. Cliente oro de esta democrática fórmula matahambres; refugio de currelas y sibaritas de bolsillo ligero. La Marcelina se añade y se eleva a plusmarquista de esta durísima plaza que...

Pueblo Libre, la nueva taberna peruana de Barcelona

Pueblo Libre, la nueva taberna peruana de Barcelona

Que Barcelona respira sabores peruanos desde hace años, es innegable. La gran cantidad de propuestas, tanto de la capital como de las ciudades colindantes (L'Hospitalet es un autèntico tesoro de pequeña gastronomía tradicional), es generosa y bendición para los que...

Spicy, los bocados de streetfood asiático en Barcelona

Spicy, los bocados de streetfood asiático en Barcelona

Dragones, neones, farolillos, pósters, grafitis... Spicy VolX no es solo una fascinante taberna asiática de Barcelona, es un submundo underground donde enfrascarse en la gula viajera con los hits más golosos de la gastronomía de Asia. Baos, gyozas, kimchi, costillas,...