Tragamar, el restaurante en plena playa de Calella de Palafrugell

22 May, 2018

restaurante tragamar calella palafrugell

RESTAURANTE TRAGAMAR

o cómo comer de lujo en plena playa de calella de palafrugell

Sabemos que resulta complicado, en temporada de verano, encontrar un restaurante de playa bien situado, con precios correctos y con una oferta gastronómica; pero hoy vengo a traeros una gran alegría a pie de playa de Calella de Palafrugell: el restaurante Tragamar. Comer de lujo, con vistas al mar (y en la bella Costa Brava), a un precio amable es posible, amigos y amigas.

restaurante tragamar calella palafrugell

UN RESTAURANTE DE TRAGALUZ CON LUZ PROPIA

Aventurarse a un restaurante con una situación tan privilegiada como el restaurante Tragamar no es sencillo si uno es de tan de sospecha fácil como yo. Pues resulta que sí, que palpando la arena de la preciosa  playa de Calella de Palafrugell, se haya una propuesta gastronómica muy agradecida, con muy buen género y a precios gratos. Tampoco, para los del gremio de la duda, puede convencer que el restaurante pertenezca a un grupo (Tragaluz). Pero a diferencia de otros, donde se busca la mitosis gastronómica sin alma, sales de Tragamar viendo que tiene una vida y existencia propias. La ubicación y el tipo de gastronomía que esperas encontrar te lo exige. Y lo cumplen con garantías. Como que repetiremos.

CÓMO SE COME EN EL RESTAURANTE TRAGAMAR

La propuesta del restaurante es sencilla (que no fácil): cocina mediterránea, con platos eminentemente de cocina marinera, y con algunas elaboraciones internacionales ya con residencia aquí. Lo mejor es, si uno visita Tragamar, limitarse a compartir un poco de todo, disfrutando de la compañía y de las vistas. La experiencia subyuga. Y la comida en Tragamar es, a la vez, excusa y razón para la visita.

restaurante tragamar calella palafrugell

Nosotros navegamos por los siguientes puertos…

restaurante tragamar calella palafrugell

un generoso y delicioso tartar de atún (15€). Productazo. Y una melosidad placentera. Iba acompañado de una mermelada de frutos rojos que agridulceaba el conjunto sorprendentmente para bien. El wasabi, lo cargaba el diablo, pero precisamente uno busca ese viaje al infierno nipón cuando le añade al bocado.

restaurante tragamar calella palafrugell

unas bien grandes y gustosas almejas con ajo y perejil (13€). Otra vez, un muy buen producto y una buena cocción del mismo (la clave para triunfar). Ración ligeramente justa, pero lo óptimo del sabor y la calidad de las mismas ofrecen la compensación. Merecen la pena. Y relamerse los dedos.

restaurante tragamar calella palafrugell

un abundante y glorioso plato de pescadito frito (15€). Para mi, el hit de la velada. Quizá no estoy al día de nuevas tendencias en fritura marinera y ya se vienen haciendo tal que así, pero me sorprendió un mar ver en este plato gambas, salmonetes, pelaya, calamarcitos o boquerón. Y una fritura de 10. Una suculenta macedonia marina deep-fried. Este plato me hace pensar en la tendencia mundial que se avecina, la del pollo frito, y deberíamos optimizar esta ola potenciando y siendo creativos en frituras como ésta. Ahí lo dejo.

restaurante tragamar calella palafrugell

una butifarra esparracada con huevo y trompetas (17€). Plato contundente y que sirve para sentenciar la visita pero que no terminó de convencernos, además de ser el plato que más subió la cuenta. Eso no ayuda. Tuvimos el problema que nos sirvieron, salvo el tartar, todos los platos a la vez (en otra situación, los habría devuelto a cocina) y lamentablemente llegamos a la butifarra templada. Un plato que presenta todos los elementos en capas, a la espera de ser mezclados para que la mezlca homogénea sea al momento. El conjunto podría ser triunfante, pero el huevo algo hecho y las setas que deberían venir ya integradas con la butifarra mejor, dejaban el plato algo cojo.

restaurante tragamar calella palafrugell

y donde otros escogerían un postre como bonus track, yo me tiré al vacío con la inevitable sobrasada de Xesc Reina (15€) que tienen presidiendo la mesa de recepción. Una sobrasada que llegó a deshora, una vez terminada la rúa de platos (algo que tampoco entendí…) pero que de todas formas ya me pilló (porque básicamente era un capricho para mí) con la gula llena. Así que probé un bocado, con un punto de miel, aceite y sal Maldon; y vi el cielo. El resto, el mejor desayuno del mundo del día después.

restaurante tragamar calella palafrugell

El precio de comer en el restaurante Tragamar fue de 79,80€, con copa de vino y agua. Contando que 15 euros fueron destinados a mi desayuno del día después, el tíquet medio lo podríamos poner sobre los 70€ para dos personas (35€ por comensal). Salimos llenos (sobró comida) y contentos. Pudimos comer realmente bien, mientras nos abrazaba el atardecer y nos miraba la calmada ya mar de Calella, a un precio amable para tratarse de la Costa Brava. El servicio / tiempos de cocina nos destrempó un poco, no se puede servir all-in en una mesa de dos cuando el local está a medias; ni servir un entrante acabado el plato principal ya. El trato, eso sí, fue cordial y atento.

restaurante tragamar calella palafrugell

El restaurante Tragamar, pues, supone una gran recomendación para quienes se escapen por la Costa Brava durante el buen tiempo. Aunque su salón interior es precioso, recomiendo intentar comer/cenar en su terraza y disfrutar de las bonitas vistas que su situación privilegiada ofrece. La cocina es realmente buena y usan un producto excelente para todos los platos que probamos. Y si los tiempos de los platos son los correctos, la experiencia será redonda. Todo ello a un precio realista y amigable.

TRAGAMAR
 Passatge Jimmy Rena, s/n 17210 Calella de Palafrugell (Girona) (ver mapa) de Miércoles a Lunes, de 13:00 a 16:30 de Viernes a Domingo de 20:00 a 23:30
carta 30-40€

972 61 43 36

0 comentarios

También te puede interesar...