Mediamanga, platillos de autor en el centro de Barcelona

3 Feb, 2019

MEDIAMANGA | PLATILLOS Y TAPAS

DE AUTOR EN PLENO EIXAMPLE DE BARCELONA

Conocía el restaurante Mediamanga desde hace tiempo. Un restaurante que ya ha visitado mucha gente a día de hoy: foodies, periodistas, gastrónomos y el gran público del buen comer. Y en redes, muchos de sus platos son los que enamoran la vista y se llevan un corazón bien fuerte.

Siempre estaba en esa injusta lista de “restaurantes que tengo ganas de ir”, pero nunca salía de ella. Pero al final, visité Mediamanga.

MEDIAMANGA | UN “BAR” MUY GASTRONÓMICO 

Y me llevo parecidas sensaciones a las que ya me llevé en mi visita a su gastronómico Mont Bar: técnica y estética de aplauso, colores y texturas que sorprenden, muchos platos de gran nivel… aunque algún “pero”.

“Peros” que existen porque el restaurante tiene un tíquet medio notable, aunque más amigable que el de su hermano mayor, y ello comporta una alta autoexigencia.

En términos generales, me gustó bastante la experiencia en el restaurante Mediamanga. La mayoría de platos que probé me convencieron y me encandilaron. Un sitio que, aunque no lo pondría como restaurante de cabecera, sí que me parece muy recomendable visitarlo y sorprenderse con las creaciones de su cocina.

Aquéllo de “una vez al año”… o si sois cazadores de gastronomía, o si buscáis un restaurante donde quedar fenomenal por Eixample Esquerre; el restaurante Mediamanga es perfecto para ello.

MEDIAMANGA | UNA CARTA LLENA DE PLATILLOS SORPRENDENTES

Nuestra visita a Mediamanga se basó en un recorrido por algunos de los platillos de su carta. Una carta sugerente, cabe decir, llena de buena munición para compartir y deleitarse por los ojos y por el paladar. La decisión no es fácil.

Comenzamos con un surtido de “snacks” para ir entrando en calor. La pizza de sardina ahumada (3,80€) me pareció riquísima, un aperitivo perfecto para comenzar a salivar. Plato precioso y que a uno le hace tener muchas ideas para replicar en casa.

El taco de parmesano con foie (3,90€) conquistó a los acompañantes (a servidor aún no me gusta el foie) y fue de los platos más celebrados de la velada. Son dos ingredientes que bailan muy suave y compenetrados. El crujiente es un auténtico equilibrista aquí.

Y el crujiente de mejillones (3,90€), estético a rabiar, nos prometía más de lo que cumplió. Sólo eso, cumplidor. Entiendo que esta tapa crujiente debía ser eminentemente marina, pero apenas olimos el mar. Un lienzo precioso que no se terminó de pintar.

La parte más contundente de la visita al restaurante Mediamanga transcurrió a través de una preciosa ensalada de remolacha, yogurt, trucha y anisados (14,80€). Perfecto plato que aúna estética, sabores, melosidad y acidez. Gran entrante, de mis platos preferidos.

Luego, otro precioso y delicioso plato que fue el tartar de atún con berenjena y setas (17,50€). Muy buen producto y un muy buen plato (la berenjena con pescado siempre me convence) que venía guarnicionado con setas (para dar más volumen y morida que sabor) y soja en espagueti. Una buena forma de aportar la soja, con el spagueto kit, sin ser tan invasiva como lo sería salsa. Otro hit.

Teníamos el día raw food y quisimos probar también su steak tartar (18,00€). No sabríamos decir cuál de los dos tartares nos gustó más, pues ambos tenían un nivel altísimo (muy buen producto, estética y un sabor pronunciado). Mamá o papá. Lo acompañaba un aromática mantequilla de hierbas que afinaba el plato.

Y el último de los platos, el revolitllo de chipirones (15,50). El plato más contundente, goloso y caliente del festín. También nos encontramos con muchas texturas, colores y sabores: el huevo, la tinta, el chipirón, la papada… una fiesta. Un plato que quiere pisar tierra y hacer disfrutar. Notable.

MEDIAMANGA | FINAL NO-TAN-FELIZ

El apartado de postres nos desencantó un poco la velada, pues en general vimos un nivel más bajo en la apuesta dulce respecto a los platos salados. Es muy importante terminar bien.

Por un lado, su cheesecake de remolacha (7,00€) venía servido en un frasquito que no terminaba de entonar con el resto de soportes en los que se habían ido sirviendo el resto de platos. Este postre suele emplatarse en una remolacha vacía y viene algo “mejor peinado”. La remolacha contextualiza, realza y redondea el postre (y justifica mejor el precio). Este es una de esos “peros” que hablé al principio.

La foto de la derecha corresponde al artículo de Gastronosfera sobre el restaurante Mediamanga.

El tiramisú trufado (9,50€) nos pareció un recuerdo lejano de lo que fue comerlo en Mont Bar hace un par de años: la cúpula era blanda y no crujió (chofeó), sin sabor a trufa y el tiramisú mucho más aéreo/etéreo. Un postre de casi 10 euros que debería ser de 10.

Y el coulant after-eight (7,00€) que arregló un poco el desencanto. Bien hecho, un coulant nunca falla. Y el acompañamiento de aftereight, refresca y limpia. Agradable final.

MEDIAMANGA | ¿QUÉ TAL SE COME?

Con un tíquet final de 163,40€ (111,90 sin bebidas), a 54,47€ por persona (37,30€ sin bebidas); uno espera una velada excelente. Y lo fue en la mayoría del trayecto, pues la parte salada nos convenció con creces y es motivo más que suficiente para visitar nuevamente el restaurante Mediamanga. El servicio, además, nos pareció exquisito.

La parte dulce no nos convenció en absoluto y nos devolvió ese mal pensar que muchas veces nos recorre la mente: no pedir postres para no jugar con fuego y bajar el nivel de la velada. Hay mucho trabajo en cada plato, es un tipo de cocina exigente. Pero cuando uno exige en los precios que fija en sus platos genera también una expectativa que debe cumplir.

Mediamanga, a medias.

MEDIAMANGA
Carrer d’Aribau, 13
08011 Barcelona
(ver en mapa de restaurantes)
> 35 € (sin bebidas)
938 32 56 94
instagram

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *