El Repartidor, el restaurante-escuela de Tragaluz

Baix Llobregat, Cocina catalana, Cocina española, entre 20 y 30 euros, Restaurantes

En mi afán constante pero pausado de ir descubriendo restaurantes cerca de Barcelona, la sorprendente gastro-periferia, las sorpresas son habituales. La de hoy, tiene el nombre de restaurante y escuela; el restaurante El Repartidor que el grupo Tragaluz tiene en la ciudad de L’Hospitalet de Llobregat.

Labor académico-formativa encomiable aparte, el restaurante funciona con plantilla formada en la misma escuela y consigue un nivel de servicio y gastronómico tan altos como cualquier lugar top de la restauración de Hospitalet.

¡A comer!

EL REPARTIDOR (TRAGALUZ)

Plaza El Repartidor, 1 (L’Hospitalet)

de Lunes a Viernes 12 a 16 y Viernes de 20:30 a 23

25€ – 35€ por persona

instagram

facebook

web

el repartidor, buena cocina mediterránea en un pleno hospitalet de llobregat

Lo primero que llama la atención al llegar a la Plaça del Repartidor es ver dónde se emplaza el restaurante El Repartidor. Una preciosa antigua sede de correos de la ciudad remodelada y decorada por dentro con cariño y buen gusto donde los chicos y chicas de la escuela El Llindar (Grupo Tragaluz) efectúan el servicio del restaurante.

Maderas y ladrillos desvestidos bañados con luces cálidas y un techo alto que encandila en las esperas. Una cocina a la vista de la que salen grandes platos resueltos con manos jóvenes pero con la resolución de un profesional. Pere, profesor y encargado del restaurante, dirige y acompaña el servicio.

cocina mediterránea de producto, mano joven y excelente resultado

La carta del restaurante El Repartidor es corta y sencilla, pero todas las propuestas se antojan y se hace difícil con qué quedarse. Una cocina emintemente mediterránea con alguna licencia trendy (como el tataki de salmón y guacamole) que ya se ha empadronado en nuestras cocinas.

Una carta de formato y raciones tradicionales, en la que poder refugiarse del monopolio del todo-para-compartir de hoy en día.

tamos por arrancar con la que fue la gran sorpresa de la velada, la berenjena al horno con sobrasada y queso manchego (8,90€). Un plato que no te promete likes ni portadas pero que, a los que disfrutamos con la sobrasada, nos da por ser los más felices. Y de querer replicarlo en casa. El ahumado del embutido y de la berenjena es salvavidas.

 Y el gran goloso huevo con patatas y foie (12,20€) que no puede fallar. Sacia toda la gula que puedas traer de casa. Plato muy cremoso y contundente (patatas, foie, huevo), perfecto si llegáis vacíos al restaurante. Único entrante para los de estómago XS.

La tagliata de ternera con rúcula y parmesano (14,20€), primer principal, fue cumplidora. Cocción perfecta de la carne y una guarnición sobrada conocida. Unas gotas de alguna reducción tipo Forvm, vinagre PX o algúna salsa acidulazada podrían ser interesantes para darle un punto más alegre al plato.

El pollo de corral con maíz y puré trufado (12,50€) se antojaba seco pero la cocción resultó superlativa. De verdad. Meloso sin ningún tipo de ayuda. El puré sacia y complementa pero no se hace necesario para disfrutar de la carne. El maíz le viene genial a este plato y redondea una relación intrínseca fuera del mismo (el pollo y su alimentación). Plato que me copiaré en casa y que les animo a arriesgar algo más o peinar distinto en una futura versión: texturas de maíz (cremoso, espuma, palomitas…) o algunos puntos de glace de pollo para dar umami.

Con poco hueco para nada más, quisimos compartir alguna de sus propuestas dulces. La pasta hojaldrada con crema, pasas y nueces (4€) se antojaba un dulce final que cumplió con su cometido. Agradable y con numeros texturas dulces para no saturar el paladar. Mejor sabor que estética (no me terminó de convencer el trío de pastas, ¿un canelón relleno o cannolo?). La mousse de chocolate con kikos que vimos pasar también se postula como una interesante elección.

agradable experiencia en una preciosa salsa y una cocina sin estridencias y perfectamente trabajada

Por unos 55,50€ euros por cabeza disfrutamos de un agradable ambiente, salsa y servicio entre 2 personas. Buen producto para una cocina sensata y sin estridencias, preparada de forma académica y con solvencia propias de la prefesión. Pocos platos pero suficientes para atraer a cualquiera. Y algunas alegrías de las que trastear en casa. Esa berenjena y ese pollo terminarán cocinados en breve.

Se trata de una excelente propuesta gastronómica de Hospitalet, ideal para autóctonos y vecinos de ciuidades colindantes que busquen tranquilidaad y un ambiente relajado, cálido y decorado con gusto; con una cocina mediterránea cocinada a la perfección y sugerente para todos los públicos y bolsillos.

¿Te ha gustado el post?

Si te ha gustado el post sobre el restaurante El Repartidor by Tragaluz y quieres conocer más restaurantes recomendables de Hospitalet de Llobregat, no dudes en echarle un vistazo a los siguientes restaurantes publicados:

Santa Clara

Sucapa

This & That