PINTEREST
Restaurant Ona Nuit lata de mar elcoladorchino



Terminar el año en casa siempre es agradable, y más cuando el menú que acompaña la despedida es una auténtica rúa de excelencias. Y digo casa porque así me siento en Ona Nuit (¿cuántos años ya de visitas? ¿13?). Así fue mi despedida del año, un 2015 exuberante en sucesos, buenos y malos, y que no ha defraudado. Pura vida dos cero quince.

Este 2016 se antoja superlativo después de la carrerilla cogida en el 15. Que la primera entrada sea un menú degustación de gran calidad como éste, una dosis de motivación o carta de intenciones para lo que viene en las posteriores entradas tanto de sitios que visitar como de recetas que compartir.

Empecemos.

Restaurant Ona Nuit elcoladorchino


Y las fotos, por orden:

Restaurant Ona Nuit apple gintonic elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit bao elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit bao elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit aguacate elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit algas lata elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit ceviche lubina elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit raviolis cigalas elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit cochinillo elcoladorchino

Restaurant Ona Nuit cochinillo elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit pannacota elcoladorchino
Restaurant Ona Nuit turron elcoladorchino


Decir que el menú fue, en términos generales, excelente. Las elaboraciones que me hicieron brillar más los ojos fueron los raviolis de cigala y su jugo (extraordinario el jugo), el ceviche de lubina (genial el mango, contrarresta perfectamente la acidez y no empalaga (probad a usarlo en carpaccio de gambas con vinagreta de pistacho), la lata de mar (un mix de algas: wakame, kombu, nori y salicornia; mejillón, vieira, berberecho, huevas de salmón…) y el apple gintonic (divertido entrante y que a uno ya le hace tener ideas para osmotizar cosas).

Como veis, la enésima razón para visitar el restaurante que, bajo mi opinión, cada vez va a más en propuestas gastronómicas. La guinda para un año que la merecía.


¡Adelante el 16!