Instagram

domingo, 25 de junio de 2017

Els Set d'en Joan



ELS SET D'EN JOAN
C/ Mallorca, 6
08014 Barcelona
(ver mapa)
de L a D de mediodías y noches
30€ sin vino (menú mediodía 18€)
938 32 64 35
www.elsset.com





- ¿Albert, tendrías una segunda cita con Els Set d'en Joan?


¡Sí!. Un poco a lo First Dates de lo gastronómico fue como me sentí después de conocer el restaurante por primera vez.

Buenas noticias para los necesitados de buena cocina marinera en Barcelona. Y es que las opciones parecen ser reducidas cuando hablamos de un nivel más gastronómico, pero la recién apertura de Els Set d'en Joan alivia dicho pesar.

Un proyecto familiar asociado a su proveedor de pescado y marisco de origen (ventaja competitiva vital), muy personal (especialmente para éste último, queriendo ver su producto en un proyecto gastronómico propio) que se emplaza, además, en un barrio de Sants que agradece las novedades gastronómicas (y que las necesita). 


Una cocina tradicional en un ambiente de calidez notable (excelente trabajo de Álex en el diseño), limpio y luminoso, de maderas y blancos...


... además de contar con espacio de barra, mesas altas y terraza...

...que redondean una experiencia de restauración que tenía casi olvidadas: raciones generosas (nada de platillos talla XS a precio XL), buena RQP (aprovechándose de su ventaja competitiva en el aprovisionamiento de su principal materia prima), un comedor espacioso con una decoración elegante y moderna (sin excesos) y una cocina de nivel en todas las elaboraciones que pude probar.

Una voluntad de transmitir la pasión y dedicación al pescado y a la cocina marinera. Orbitando alrededor del producto, al que Juan Carlos, en cocina, le aporta las justas transformaciones y guarniciones para no disfrazar lo importante.

Así, la celebración es obligada.



Su oferta gastronómica se basa en menú de mediodía (18€) que mantiene la calidad y esencia de su carta. Una carta con abundantes propuestas de aire marinero (aunque sin olvidar la carne) que se sitúa sobre los 30 euros (sin vino). También, y en paralelo, ofrecen una carta de tapas y raciones más pequeñas disponibles durante todo el horario de apertura para ocasiones más informales.

A diferencia del resto de reviews (voy, como y pago), en esta ocasión fui acompañando a una compañera a la que invitaron al restaurante para probar un menú compuesto por platos de la carta en pleno servicio de mediodía. Obviamente no hay tíquet final, pero como yo no fui el "invitado" oficial, me siento con la misma libertad de siempre para escribir con honestidad mis impresiones sobre el negocio; especialmente en la parte gastronómica (objetivo principal de este blog), y sin la necesidad de quedar bien con nadie.  



Nos prepararon un menú compuesto por platos de la carta, exceptuando el gazpacho que nos sirvieron como aperitivo, y en las mismas raciones de servicio (exceptuando las croquetas y el ravioli de bogavante, tal como indico).

Un carrusel de platos que comenzaba con unas muy buenas croquetas de jamón (cremosas, con sabor a, y con trocitos visibles de jamón; algo que siempre da buena impresión) y unas aún mejores croquetas de gamba. Gustaron mucho por su relleno generoso y por ir acompañadas de una reducción de jugo de gamba. Aprovechando la totalidad del producto para superlativizar una tapa humilde y que sirve como prueba del algodón en muchos sitios.



Se subió el nivel con las zamburiñas con tocino, manzana (5 unidades - 9,90€) y aire de limón. Ligero y ácido para calentar el paladar para lo venidero. La panceta, pero, queda escondida ante tanta acidez.



Continuamos con un delicado ravioli de bogavante, erizo y algas que, aunque de estética pendiente de pulir, nos sorprendió por la generosidad (la ración es de 5 unidades a 10,90€) y el sabor del mismo donde tanto el relleno como la americana que lo acompañaba gustaron mucho.



Pasamos a tallas XL con los dos platos principales (pescado y carne) que nos preparaon en esta degustación. Primero, con el bacalao dorado con chimichurri de algas. Un generoso (de verdad, casi de plato único) lomo de bacalao con mouselina y aderezado con un sorprendente chimichurri de algas que jugaba bien con la pieza central.


Y, segundo, con un buen secreto ibérico con patata vitolette y verduras encurtidas. Quizá no terminé de entender el encurtido de las verduras como guarnición cuando las patatas vienen cocidas a rodajas (masticación) y la pieza de carne es magra (masticación y poca grasa). O quizá esté mal-acostumbrado a las cremas/purés de guarnición cuando hay una glace muy umami. Dicha glace, exquisita, y la carne; generosa, sabrosa y de calidad.


Como postre, nos sorprendieron con una composición muy golosa a base de un coulant de chocolate (de perfecta ejecución, algo que celebré pues llevaba las últimas veces ofuscado por terminar comiéndome "brownies" o coulant pasado superlativamente), con churro (hecho por ellos también), crema inglesa y teja de menta (muy sutil de sabor, mejor).


Una secuencia que esclarece perfectamente cuál es la idea de cocina que pretenden ofrecer en Els Set d'en Joan, sacando provecho de su ventaja competitiva en la cadena de suministros de pescado y marisco ofreciendo calidad a un precio difícilmente superable en Barcelona.

Estudiando su carta se observa un precio medio por entrante de unos 9,35 euros y de 14,35 euros por plato principal. Dadas las cantidades de las raciones, no sería descabellado hablar de un tíquet medio (sin vino) de unos 30 euros (2 entrantes, 2 segundos, postre, bebidas; por ejemplo). Un precio medio en servicio de carta para un negocio de cocina marinera, además de un servicio y salas dignos de comentar, que no es nada fácil de encontrar en Barcelona.

Un restaurante que comienza bien. Bien planificado, con la antelación que requiere una empresa de este sector; bien diseñado, con un concepto gastronómico definido y bien ejecutado, con una clara ventaja competitiva que explotar y que les permite ofrecer una relación calidad-precio que gustará mucho.


2 comentarios:

  1. A veure que tal els hi va.... De fet a BCN, manca oferta de peix. No dic que no en hi hagi, però menys de la que semblaria lògic degut a ser una ciutat oberta al mar.

    Darrerament ha aparegut algunes opcions prèmium, com Marea Alta o Estimar, amb preus que poden semblar abusius. El cas d'Estimar l'he patit (parlo de patiment de factura), per un puto peix al josper..... Però han aconseguit que sembli original, molta de la clientela, tampoc sap que aquests peixos els venen al mercat (i encara menys quan costen) i s'ha arribat un punt entre el sector gastro-pijo, que si t'atreveixes a dir aquestes coses, et miren amb superioritat moral....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Penso el mateix que tu. La oferta de restauració enfocada a la cuina marinera sembla insuficient, o desfasada, sent una ciutat costera. Les opcions prèmium estan bé, o no, pero trobo a faltar una cuina més amable i a l'abast de més gent. És el que més em va agradar de Els Set d'en Joan, és una cuina que si bé no resalta per la estètica o la sorpresa en les elaboracions; si ho fa en el sabor, el producte i el preu.

      Fa poc també ha obert un restaurant / marisquera, Lluritu, en el que és una proposta que a Hofmann ja ens van dir que seria interessant explorar: la de renovar el concepte marisqueria a la situació actual del sector.

      Precisament pel que comentes, en el cas de Estimar, sempre m'ha tirat enrere anar a aquests espais "premium", en lo premium o valor afegit, si es que tu ho trobes aixi, radica en el soroll, l'espai i el màrketing; ja que el producte és el mateix (d'excel.lent) que et trobes en llocs més sensats, i sense cap tipus de tècnica o knowhow del chef que justifiqui la sangria. Estimar seria el restaurant que voldria tenir en una vida paral.lela. Poca gent, bones osties, i cuinar just.

      Eliminar