Instagram

domingo, 16 de abril de 2017

Ermita de Brugués


ERMITA DE BRUGUES
Ctra. de Gavà a Begues, Km. 4
08850 Bruguers, Gavà, Barcelona
(ver mapa)
D, L, MX y J de 10 a 18 horas
Viernes y Sábados de 9 a 23 horas
20-25€ (sin vino)
936 62 26 82
www.restaurantermitadebrugues.cat





De vez en cuando, para refugiarme de la oferta gastronómica actual y, por qué no, de la urbe misma; salir de excursión y respirar aire fresco es siempre un medicamento que no falla. Y para el paladar, el complemento perfecto es un buen lugar donde recuperar la memoria con elaboraciones de siempre, bien hechas y a un precio más que honesto. Cariño, tradición y buena cocina es lo que uno encuentra en el restaurante Ermita De Brugués.



Además de por las caminatas por el Parc Natural del Garraf y de la visita a la propia Ermita de Brugues, un día por la zona merece la visita al restaurante que David Cartoixà y familia gestionan desde hace más de 50 años. Sin duda, un buen premio para después de una mañana de excursiones o bien una excusa gastronómica para salir un poco de la ciudad (apenas 20 minutos desde el centro de Barcelona).

Tres amplios salones, uno de ellos con vistas impresionantes, acogen desayunos y comidas donde degustar la riquísima cocina tradicional tanto de brasas (Calçots, Carxofa Prat, escalivada, estupendas carnes...)como de cocciones (los cargols a la llaula y el rabo de toro lo bordan) que preparan. El bonus track, y que recibe todas las mesas, es su brutal alioli. Su oferta gastronómica gira alrededor de estos conceptos en formato carta, sugerencias y menú calçotada (en temporada). Aquí el link.




Todo ello apostando por producto local y de proximidad. Para muestra, su sello de Producte Fresc, garantía de contar con materia prima de calidad y de productores locales, especialmente cuando hablamos de calçots, Carxofa Prat, espárragos...



Así, algunos de los must que tiene Ermita de Brugués podrían ser los que siguen.

De primero, y para calentar antes del partido, unas tostadas de pan de payés con tomate y el ya comentado alioli. Esa es la bienvenida que te dan en el restaurante y yo la suelo acompañar, además, con escalivada. Nunca falla este entrante, ligero y refrescante, para no tapar hambre ante lo venidero. En alguna ocasión le he echado en falta un punto más de ahumado de la brasa.



Si estamos en temporada de alcachofas (aún queda el último ooletazo...) no dejéis de probar sus Carxofa Prat a la brasa. Buenísimo producto, buenísima cocción y buenísimo acabado (con picada de ajo y perejil). No necesitan más. Excelentes.



El pulpo es otro buen entrante con el que arrancar el ágape. Y es que no sólo de carnes se nutre la visita. Aunque lo que más me sorprendió, junto a las alcachofas, fueron los excelentes buñuelos de bacalao. Receta que aprendimos en Hofmann y que David replica de diez. Sabor, crujiente y melosidad. 



Y el finiquito. Con lo que te frotas las manos. Una de chup-chup y otra de horno y brasa. La espalda de cabrito a la brasa y el rabo de toro son dos de los candidatos que más terminan finalistas, aunque el ternasco al horno, el pollo y la butifarra tampoco fallan. Mi preferido es, sin duda, el rabo de toro. Lo bordan.  




Con la formación de David en Hofmann y cursos con Tony Botella, y los juguetitos (algunos nuevos) de su cocina que son hornos de vapor, envasadoras y Josper; creo que podrá jugar más con otros cortes de carne (cuellos de cordero, carrilleras, rabo de cerdo, etc) y otros productos que tenga ganas de meter mano e incluir como sugerencias así como redondear aún más si cabe las elaboraciones tradicionales que marca esta estupenda casa de comidas que es el Restaurant Ermita de Brugués.

Un lugar ideal para todos los públicos que quieran recuperar la buena gastronomía de siempre, en un entorno familiar y con unas vistas privilegiadas a un precio honesto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario