Instagram

domingo, 2 de octubre de 2016

Gravin





Durante los últimos meses antes del verano, los viernes de clase en Hofmann eran la excusa perfecta para aprovechar el cierre de semana con un día 100% foodie. El pack de gloria gastronómica de cada viernes se componía, habitualmente, de un menú mediodía, clase en Hofmann y cena (a veces segunda cena, pues en clase ya cenábamos) en algún restaurante de Barcelona.


El primer checkpoint de este triatlón gastronómico de los viernes se terminó celebrando habitualmente en un restaurante situado bien cerca de la escuela, para evitar ir con prisas después de comer. Gravin es un restaurante italiano situado en la parte baja del Born, en el número 3 de Carrer Rera Palau, entre la plaza con el mismo nombre y la estación de tren Estació de França.



Presidiendo la calle peatonal, tienen una terraza que para días de primavera y verano es sumamente agradable. Incluso para estos primeros de otoño, que son aún resaca de verano. De estética tradicional, sin moderneces (podéis ver más fotografías en su web), tanto el propio local como su terraza invitan a sentirse confiado de que se trata de un restaurante tradicional donde el input principal será la comida: honesta y sin grandilocuencias modernas. Un restaurante sin luces de navidad.



Aunque no he comido por carta (amigos que sí lo han hecho, han salido con el pulgar hacia arriba), y es algo que a día de hoy aún tengo pendiente, las varias veces que he comido mediante menú mediodía me ayudan a extrapolar una impresión muy positiva del lugar.


Hagamos un repaso.

La estructura del menú mediodía es la tradicional (entrantes + principales + postres) por 12,90 euros. Añadiendo algunos platos para complementar la oferta gastronómica aunque presentan un pequeño suplemento. Así, se trata de un menú mediodía cuya relación calidad-precio es muy agradecida.




Algunos de los platos degustados en las diferentes visitas a Gravin han sido unos mejillones a la marinera (excelentes pero que lamentablemente no fotografié), unos aún mejores canelones de calabacín rellenos de queso con pesto de albahaca y que presiden la entrada de este blog, un gazpacho más que aceptable tanto en cantidad como en calidad así como pasta fresca hecha por ellos (generosa, de perfecta cocción y con salsas tradicionales y del mismo nivel gastronómico).



A falta de inmersión por su carta, las sensaciones son buenas. Tanto que, no el podio pero, se suma a la lista de restaurantes recomendables y con un precio ajustado y razonable como son Murivecchi, Le Cucine Mandarosso o Meneghina (Xemeis, Bacaros o Borsalinos a parte), casualmente todos en un radio muy próximo. Y es que un menú mediodía con una relación calidad-precio (RCP) excelente, así como una carta tradicional y sensata (no de libros con folders de 10 páginas) junto con una buena situación y un servicio eficiente; hacen de Gravin un notable restaurante italiano del Born y que merece ser recomendado.


Datos de interés
Carrer Rera Palau, 3, 08003 Barcelona (entre Pla de Palau - Estació de França)
932 68 46 28
Horario: todos los días, doble turno (excepto lunes y martes, sólo noches)
Tíquet medio: menú mediodía (12,90€), carta (25€)
Apto para: buscadores de menús mediodía con gran RCP, gastrolovers de lo italiano sin atrezzo, pasta yonkies.
No apto para: los que aman italianos con cartas de 10 páginas, tagliatella lovers o feligreses de la pizza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario