Instagram

jueves, 5 de noviembre de 2015

Petit Pau

elcoladorchino petit pau







Tuve la oportunidad de ir a comer un fin de semana de septiembre al restaurante Petit Pau dado que la reserva de un conocido había fallado ese día.

Digo "oportunidad" porque hay que reservar con una antelación de 1/2 meses para poder visitar el local, ya que su aforo es bastante reducido (16 comensales). ¿Y solo por eso hay que reservar con tanta antelación? Por la capacidad del local, por la calidad de la oferta gastronómica (excelente) y por San Tripadvisor. Independientemente de la eficacia de la web, a la que no le doy demasiado crédito, está claro que influye en el hype o ruido respecto a un restaurante y que no se debe descuidar la reputación en portales como éste (los turistas lo utilizan muchísimo). Llevan meses en el top y eso genera un flujo continuo de curiosidad.

Petit Pau es un pequeño y acogedor local donde sólo Pau Gascó, en sala, y Marc Agelet, en cocina, sacan un servicio muy amable, atento, cercano y con una cocina próxima a mis gustos: catalana/francesa de producto, sin moderneces gratuitas, de nivel, de altos vuelos. 


elcoladorchino petit pau

elcoladorchino petit pauelcoladorchino petit pau

Lo primero que me llamó la atención es el servicio y es algo que precisamente no suelo prestar excesiva atención o, si la presto, es desafortunadamente cuando no es bueno. A pesar de que podréis leer críticas de lo contrario, me pareció que Pau en sala presta un servicio cercano, amable, agradable, generoso y profesional pues recita hasta la elaboración de cada plato (entendible, siendo chef). Algo de agradecer para los curiosos del manjar, y algo que no ves (lamentablemente) en muchos otros locales donde puedes llegara a escuchar frases como: "está bueno" o "es carne" y ya está.

La carta: 6 primeros, 6 segundos, 4 postres. 1 vino blanco, 1 vino tinto, 1 cava. Una carta corta pero realmente completa, a mi parecer. Tal es así que realmente no supe qué pedir, pues el 90% era de mi agrado. Cocina muy catalana / francesa tradicional, nouvelle cuisine puesta al día, apostando mucho por el producto (cordero, corvina, rape, bacalao, magret, rossinyols, terrina de foie...). Cierto es que la mayoría de platos que pude escoger ya los conocía de otros blogs leídos durante el año, lo que me hace sospechar que la rotación en carta es baja y limitada más a los productos de temporada (y no me parece mal).


elcoladorchino petit pau

Y el resultado:

Xató y olivada, cortesía de la casa. Muy buenas (y el pan, también, y mucho):
elcoladorchino petit pau

Queso Blau de l'avi Ton (Alt Urgell) junto con el que nos trajeron un poco de coca de broix con terrina de foie casera (algo plana de sabor, mantequillosa; buena textura del briox, ligeramente crunchy que redondea (aporta salado) el plato. Tampoco soy un experto/fan del foie, hay que decir). El queso, como me gusta: fuertote o "fortíssim", tal como reza la tarjeta de presentación del queso (divertida idea). La mermelada de tomate, más que correcta, y una ayuda que comulga genial con el queso (es de las pocas elaboraciones de dulce que suelo tolerar al principio de una comida, me suelen sino saturar/cerrar el apetito):
elcoladorchino petit pau

elcoladorchino petit pau
elcoladorchino petit pau

Rossinyols con chistorra y huevo escalfado con patata. Potente, goloso plato, así que nada fresquito para finales de verano/principios de otoño pero... ¡hay que aprovechar las primeras setas de temporada! Soy demasiado susceptible a estos platos contundentes como para decirles que no:
elcoladorchino petit pau

Magret de pato con naranja. Cocción perfecta, costra por fuera, jugoso por dentro). Viene sobre una fina cama de carquiñolis que recogen los jugos de la cocción y le dan el punto crunchy al plato que, junto a la costra, queda redondo:
elcoladorchino petit pau

Espalda de cordero confitada con queso y tomate con albahaca (el platazo, lo mejor de la comida). Se deshace en la boca, un cordero cocinado 6 horas al horno a baja temperatura y montado en formato hambuguesa con queso entre las dos capas de carne. Una fiesta:
elcoladorchino petit pau

De postre, compartimos una tarta de higos y canela (gustó), acompañada de dulce de leche:
elcoladorchino petit pau

¿El tiquet? 1 entrante, 2 primeros, 2 segundos, 1 postre, 1 botella de cava + 2 copas + 2 cafés = 90 euros (45 / persona). Salimos bastante bien, podríamos haber pasado sin el entrante (el queso) y sin las dos copas de cava, que habrían bajado el tiquet medio a 40 euros por persona). No es un restaurante económico, pero no me parece que tenga una mala relación calidad precio. El producto es estupendo, la cocina realmente buena y el servicio es bastante personal.


 

La experiencia fue realmente positiva y es fácil deliberar así. Me pregunté: ¿repetirías? Sin dudarlo. Se merecen todas las críticas positivas que tienen, quizá no creo que sea el 6º mejor restaurante s/tripadvisor a fecha de hoy, pero cómo clasificar un restaurante en una ciudad como Barcelona donde están michelinosos y locales de tapeo vikingo pasando por toda la gama media que hay entre ambos extremos? Absurdo.

Con ganas de volver. Un restaurante que entra en la lista de sitios que visitar más de una vez.

...

Actualizo mientras escribo (04/11/2015): Y vaya si volví. Durante esta semana volví a visitar el restaurante para cenar entre semana. Confirmo algunas sospechas y obtengo nuevas conclusiones:

- La carta tiene poca rotación (ni bueno ni malo). Los platos insignia que no son estacionales se mantienen (cordero, magret, terrina de foie...) y se añaden de nuevos en función de la temporada/mercado (pescados y marisco) o se modifican algunos cambiando productos (tipo de seta, tipo de pescado).

- Siguen llenando. Siguen amables, cercanos, profesionales y amenos.

- El precio medio está sobre los 35-40

- Ya no hacen comidas, sólo cenas de martes a sábados. Les va genial y hay que tener vida fuera del trabajo. Bravo por ellos.

En esta ocasión, bajamos el listón y no asaltamos la cocina. Lo que viene siendo una cena normal. A saber:


Huevo poché con cecina y crema de trompetas con puré rústico de patatas. Espectacular, me encantó. Más goloso que el huevo con rossinyols de la primera visita. Para ponerse a replicarlo en casa y morir de sobredosis. El huevo es una perfecta cocción poché para practicar foodporn del bueno rompiendo la yema. La crema de trompetas es una fiesta de la cremosidad y del sabor. El puré rústico de patatas son unas patatas cocidas en papillote pasadas de cocción para conseguir una costra (maillard) que, junto a la cecina, aportan el salado ideal para la elaboración:




Tataki de atún con salsa mirin y guarnición de remolacha y pak choi. Cocción perfecta (a la vista está) de la pieza, agradable y diferente guarnición a lo habtiual en esta elaboración en otros restaurantes. Para terminar de "asiatizar" el plato (tataki, pak choi, mirin...) unas gotitas reducidas de soja, por ejemplo, y darle una chispa más salada y umami al plato, también quedarían genial, quizá. Aunque la costra por cocción del pescado ya aporta salado suficiente, junto con el sésamo. Buenísima elección:


Magret de pato. Repitiendo el platazo de la primera visita, aunque en aquélla, la cocción fue menor (y para mi gusto, más deleitable) pero para mi acompañante estaba perfecta. La salsa de naranja le viene genial. 

Crumble de chocolate. Aunque por los pocos que he comido, no sé si realmente el nombre sería apropiado (tengo entendido que es una elaboración de fruta cocinada y galleta/miga dulce). Es una tarta con textura de semifrío de chocolate/trufa con cobertura similar a tierra de chocolate (visualmente). Postre para chocotriperos, como el aquí presente. Servir los postres en carrito, un puntazo recuperado:




En esta segunda visita, tal como comentaba, en la que fuimos a comer en cantidades normales, salimos a 37 euros por cabeza (1 botella de vino, agua, 1 entrante, 2 segundos, postre, 2 cafés). 



Así pues, restaurante a visitar. Por cocina, producto, servicio... merecidísimas críticas positivas y merecidos éxitos. Ideal para hacer una reunión en grupo, una cena discreta o para ir a comer bien sin postureo ni seguir el hype condal. Dónde ir a comer bien, sin tonterías. Tradición actualizada.


Datos de interés

Petit Pau (Pau Gascó y Marc Agelet)
Carrer de l'Espanya Industrial, 22
Horario: Martes a Sábado, cenas
Tiquet medio: 35-40
Apto para: los que comen bien y priman el paladar a los locales con hype comunicativo o para los que quieren descansar de platillos y tapas y volver a deleitarse con la tradición francesa actualizada.
No apto para: los amantes del tapeo vikingo, de los locales con deco escandinaba y platillos para compartir, o del gentío y la foto (aunque el local es precioso y se presta a buenas fotografías)

2 comentarios:

  1. Realment el lloc està bé i ens va agradar... Tampoc entenc el tema de que calgui reservar amb tanta antelació, cosa que a mi ja em desmotiva...

    Però si en tinc bon record.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bé, el tema es "Trip Advisor" que és el que li dona un flux constant de clientela, encara que sigui de fora. A més, el restaurant et proposa una cuina i servei que donen ganes de repetir. Junta-ho amb els horaris que fan (ara només nits) i l'aforament... i tens el per què de la reserva. També cal dir que ho fa qualsevol altre i no sé si ho aconseguiria.

      Eliminar