Instagram

domingo, 20 de septiembre de 2015

Casa Lolea





En una de mis incursiones gastronómicas del verano por Barcelona, concretamente por el barrio de Sant Pere (Born), visité el restaurante Santa Agustina a raíz de la buena crítica leída en el blog Pues Iremos (el cual goza de mi plena confianza), visita que explicaré en una entrada posterior. De camino al restaurante, nos topamos con el bar Casa Lolea, de aura folklórica pero decoración nórdico-moderna (como manda la actualidad), sede donde acompañan con platillos y tapas sus fantásticas sangrías.

Hacer un reportaje fotográfico majo del local mejor que el que hicieron en su momento en La Florinata sería un trabajo inútil (soy de los que cree que no hay que reinventar la rueda). En este blog han hecho un precioso post fotográfico del local y que muestra perfectamente cómo es su espacio. Comentar que al fondo del mismo tienen otra sala con una mesa grande para 10 comensales ideal para grupos.

Al tema: la comida. Su oferta gastronómica se compone de embutidos, conservas, montaditos y tapas/platillos para compartir:



Los finalistas fueron:

Montaditos(de bacalao, cabrales y piquillos, foie micuit, cecina y queso de cabra,  anchoa y brie). En general, todos bastante buenos, especialmente el de cabrales y el de cecina. Entiendo el juego de la miel como contrapunto al resto de ingredientes salados/picantes pero, personalmente, cada vez tolero menos el dulce en platos que, a priori, tienen que servir como apertura del menú (precisamente el dulce, en exceso, cierra el apetito):




Las bravas. Se trata de unas patatas baby perfectamente cocidas con una mayonesa suave acompañada de una salsa "brava" hecha con sofrito de tomate y, cuya acidez, son agradablemente protagonistas. Poco bravas pero muy dignas.
Ceviche de pulpo. Excelente cocción, fresco y generoso plato, aunque sin ser lo mejor de la noche. Habría preferido el cilantro mejor picado y repartido, pero esto es gusto personal (de hecho, no-gusto por el cilantro), más que correcto e ideal plato para inaugurar la cena:
Blinis de salmón marinado, yougur y miel trufada. En este caso, la miel no desentonó. Un plato muy fino y rico. Atractivo entrante, para repetir:
Steak tartar con mantequilla de hierbas. Correcto tartar. El aliño de la carne no llamó excesivamente la atención y la mantequilla tampoco resultó demasiado destacable. Al final, producto bueno que indpendientemente de la guarnición, tratado bien (y lo hicieron) resulta en un plato más que acertado:
Coca de escalibada con anguila ahumada. Uno de mis preferidos, aunque la anguila, pese a que es un pescado con presencia, quedó algo escondido frente a la escalibada:
Mojama de atún con naranja y almendras. El platazo. Me parece un plato redondo. Producto buenísimo, el cítrico y el salado conjugando perfectamente... genial. Es el plato que hay que pedir sí o sí.
Surtido de quesos. Correcto surtido. Sin arriesgar demasiado (algo que agradezco mucho cuando voy a los restaurantes y me casco un surtido: puestos a presentar distintas referencias, hay margen para ofrecer cosas más atractivas que manchegos o vaca semicurada. Idiazábal y cabrales, no fallan) pero con perfecta combinación de sabores y potencias:



Postres: de postre, compartimos un lemon pie, ya que llegamos con la reserva encendida. Un pastel realmente rico, de los mejores que he comido, aunque no mejor que el del restaurante Santa Gula. Hasta ahora, el mejor.

Bebida: nos cascamos 5 sangrías (probamos las 4 que tienen: de vino blanco, de vino tinto, la de vino tinto del Albert Adrià, y la de cava). Repetimos sangría de vino blanco. A mencionar que las dos primeras: la de vino blanco y la de vino tinto, son realmente buenas. Para mi gusto, la de vino blanco es realmente excelente y marida perfectamente con la mayoría de platos que ofrecen.

Ticket: salimos a 35 euros por persona y, realmente, salimos muy llenos. Realmente bien de precio dado el producto, la variedad de platos comidos y contando que nos bebimos 5 botellas de sangría (unos 60 euros de bebida).


Datos de interés:
Casa Lolea
Carrer de Sant Pere Més Alt, 47, Barcelona
936241016




4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Y rico estaba todo, especialmente las bravas, la mojama y un risotto que tengo pendiente de añadir. Muchas gracias por la visita y por compartir! :D

      Eliminar
  2. No em sonava ni de nom i em bellugo per aquest barri....

    A veure si un dia l'exploro!

    Salut!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquest estiu hem decidit explorar més a fons el barri de Sant Pere, que és un barri que ens agrada força ja que sembla una mica menys "guiriway". Arran de visitar el Mosquito i en Santa Agustina, ens vam topar amb Casa Lolea (i també volem probar el Bar Mundial). Anem explorant.

      Jo el recomano, bona experiència si vols menjar bé i sense notar-ho massa la butxaca. I a tot aixo, encara em falta un plat per publicar al blog, que se m'havia escapat: un fals risotto amb sèmola amb tòfona i ceps que també va quedar en el podi de plats a recomanar.

      Una abraçada!

      Eliminar