Instagram

martes, 30 de diciembre de 2014

El Jardí Restaurant






Por motivos laborales, durante el año visito un par de veces Igualada. Desde ahora, lo haré con la sonrisa puesta ya que la fortuna, el karma, el destino o alguien a mi favor; ha querido que me topara con una grata y soberbia sorpresa: el restaurante El Jardí.

En mayo ya me topé con él, aunque he querido esperarme a un segundo encuentro entre ambas partes para confirmar mis sospechas.

Situado en pleno centro de Igualada, Rambla de Sant Isidre nº 12, una pequeña y discreta puerta automática te lleva al primer piso donde te atiende un coqueto recibidor. Una pequeña puerta que te asciende a un "spa" para paladares.

El Jardí presenta un servicio, una sala y una oferta gastronómica michelinosas. Lamentablemente "sólo" he podido corroborar su excelencia en los menús de mediodía (5 primeros, 5 segundos, 5 postres y bebida; 13,5€). Pero, por lo visto y experimentado, la carta se me antoja un must para 2015.







Ese día, vine fuerte y, obviamente, cayeron los huevos estrellados, los pies de cerdo y la crema catalana. Sota, caballo y rey. Boom.


Ous estrellats amb sobrassada i mel



Obviamente, a cada uno le estila más una forma de elaboración de este plato y a otros, otra. Casualmente, a mí me chifla este tipo de cocción de patata y corte (~mirepoix). La sobrassada y la miel me parecen una divertida alternativa que conjugan estupendamente si las cantidades de uno y otro están perfectamente equilibradas. Y lo estaban. De 10 también la cremosidad de la yema del huevo.


Peus de porc ofegats amb patatones i pruna


Al igual que me ocurrió con el rabo de toro de Marimorena, me resulta imposible ver rabo de toro, pies de cerdo, carrilleras... y no pedirlos. Me chiflan. Y los del restaurante El Jardí, me enamoraron. Un guiso de escándalo y el toque dulce de las ciruelas, como un rostit de pollastre de la yaya. Las patatas, perfectamente guisadas, aportan estructura al plato. Platazo para cerrar el año.


Crema catalana casolana i neula


Y para rematar el festival, no recomendable si la jornada laboral prosigue por la tarde, la crema catalana. Un postre que hace todo el mundo y que están las que están mal hechas, las que están bien hechas y ya está, y las que están bien hechas y no sabes bien por qué te saben mucho mejor que otras. Este último caso es el que me encontré en El Jardí, sumado al caso de que no me gusta demasiado el quemado de la crema y, la que comí, estaba quemada en el punto justo de mi tolerancia. El toque festivo-navideño de la neula, un detalle de agradecer para alguien que quería salir rodando. Cantidad generosa.

Y, ¿qué tal, pues? ¿Para repetir? Sí. Así que repetí al día siguiente. Cuando me conquistan, me entrego. No obstante, tocaba portarse mejor que el día anterior, ya que pasé el resto de la tarde a base de cafés y redbulls para aguantar el resto de la jornada.

Crema de fredolics amb crostonets de pa i oli de pernil



Para alguien que tiene el sano objetivo de no volver a portarse mal comiendo tanto plato cañero, no ayuda mucho que el servicio del restaurante se presente con un plato con picatostes, virutas de jamón y unas gotas de aceite de jamón para, posteriormente, servirte con una jarra llena, deliciosa crema de fredolics (negrillas). Cuando la crema llegó al máximo de la capacidad del plato, mi vergüenza me obligó a decir basta... Me habría "tricado" la jarra entera. Suave y deliciosa.


Suprema de lluç amb cremós de col i patata amb panses



Y, junto a los pies de cerdo, el otro plato que me dejó huella. No logro recordar cuándo he pedido pescado en un restaurante, lamentablemente es un alimento que relaciono con cena en casa (mama, mama...). Supongo que por la grata sorpresa que estaba suponiendo descubrir este restaurante, se me ocurrió ir hasta el final y poner a prueba al restaurante, a ver si era capaz de enamorarme con un alimento que tengo defenestrado al domicilio. Y vaya. Podría alimentarme de pescado si lo comiera como el prepararon.

Una merluza perfectamente(poco) cocida que se desmembraba con facilidad al comerla. El cremoso, absolutamente de 10. Entiendo que "simplemente" era un tipo trinxat pasado a crema/puré. Fino, fino, bien tamizado. Un puntito de ajo, la estructura de un puré de patata de 10, con el color y el sabor de la col. Y el contrapunto dulce, con las pasas, una guinda para cerrar el plato. Muchas gracias.


Mousse de moka amb crema de ron


Y por último, una rica mousse de moka con crema avainillada de ron. Un postre realmente bueno que el único problema que tiene es que vino después de la merluza, por lo que aún seguía anonadado. Dos quenelles gratificantmente copiosas.


En resumen. Será por mi falta de experiencia en tratar de analizar con más criterio lo que como en restaurantes o será la facilidad por subyugarme con rica comida, pero en ninguna de las dos ocasiones que visité El Jardí supe encontrar un "pero". Un menú que por calidad-cantidad-precio es para no pensárselo. Sin duda alguna, me parece uno de los mejores restaurantes de la ciudad junto a l'Exquisit, del que intentaré hacer una review un día que recuerde fotografiar además de engullir. Desde ahora, intentaré seguir tanto las noticias del restaurante, como publicaciones de sus cocineros Jordi Marsinyach i Isidre Soteras. De este último os dejo un link para ver vídeos de él cocinando recetas típicas para estas fiestas 


Datos de interés

Restaurant El Jardí
Rambla de Sant Isidre, 12, 1º Piso, 08700 Igualada, Barcelona
938 03 18 64
Web: no
Precio menú mediodía: 13,5€
Precio medio carta: 30€

4 comentarios:

  1. Si el tingués a prop o tingués alguna cosa a fer per Igualada (crec que no he estat mai!!), ja em tenies allà...

    Realment es veu un menú molt ben dissenyat... O al menys ben dissenyat pels meus gustos.

    Bon canvi d'any!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doncs si algun dia caus per allà, més que recomanadíssim el Jardi. I també l'Exquisit. Ja tinc ganes de tornar a "faenar" per Igualada :D!

      Eliminar
  2. uau, increïble la relació qualitat preu d'aquest menú. Com ho fan??? Plats molt clàssics i molt ben pensats.
    Gràcies per la recomanació!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Com que tenen relativament poca vida empresarial (van re-obrir fa un parell d'anys), entenc que una manera de obtenir uns ingressos constants que ajudin a la carta de caps de setmana es oferir un menú gairabé amb sobre-entrega (oferint més qualitat que pel preu pagat) i generar demanda.

      Eliminar